Cómo ser un líder en el trabajo: 6 formas de administrar un equipo con éxito

Si estás usando la Ley de Atracción para empieza tu propio negocio o están trabajando duro para ascender en la carrera profesional, es muy importante saber cómo ser un líder.

Por supuesto, su pasión y entusiasmo naturales son un punto de partida vital. También es útil pensar en el estilo de liderazgo específico que desea cultivar.

Cómo ser un líder en el trabajo

Hay seis formas principales de administrar un equipo con éxito y ser un líder en el trabajo. Todos son efectivos en diferentes momentos. Piense en cuál le conviene más y cuáles son más útiles para usted.

Cómo ser un líder en el trabajo: 6 formas de administrar un equipo con éxito 2【El Secreto】

1. El guepardo

Si adopta el enfoque de Cheetah para administrar un equipo, le da prioridad a avanzar en las tareas lo más rápido posible. Está muy centrado en objetivos y resultados específicos, y en crear una atmósfera de intensa productividad. Este es un excelente estilo de liderazgo cuando trabajas con una fecha límite ajustada. También puede crear crecimiento personal y profesional a un ritmo muy rápido.

Dicho esto, si esta estrategia se usa de manera consistente, puede llevar a usted y a su equipo a agotarse.

También puede reducir el interés de las personas en las tareas de trabajo con el tiempo. En realidad, esto puede reducir la calidad del trabajo a largo plazo. Por lo tanto, debe combinarse con estilos que mantengan los ojos de todos en el premio.

2. El visionario

Cuando adoptas el rol de visionario mientras administras un equipo, tienes un sentido intenso y vívido de lo que quieres crear en tu negocio o empresa y te esfuerzas por compartirlo con todos los que trabajan para ti. Esto puede crear un maravilloso sentido de cohesión en el grupo. Además, mantén la moral alta.

La única nota de advertencia sobre el estilo de gestión de Visionary es que requiere que usted tenga claros sus objetivos. De lo contrario, está pidiendo a todos que compren una meta inverosímil, lo que lleva a dudar de sus habilidades de liderazgo.

Este es un enfoque que se combina mejor con estilos más prácticos cuando corresponde.

Cómo ser un líder en el trabajo: 6 formas de administrar un equipo con éxito 3【El Secreto】3. El instructor

Ser un Instructor se trata de ser honesto y directo, nunca preocuparse por nada o pasar tiempo refinando sus palabras. Este enfoque promueve una excelente gestión de crisis, por lo que es bueno cambiar cuando se enfrenta a un desafío inesperado. Asegura que todos sepan exactamente lo que hay que hacer.

Por otro lado, un estilo de Instructor predeterminado conlleva el riesgo de herir los sentimientos de las personas, haciéndolas sentir menospreciadas o incluso incompetentes.

Por lo tanto, considere mantenerlo en reserva sin convertirlo en su principal estrategia de gestión. Es algo que debe retirarse cuando las cosas se ponen serias y los fines realmente justifican los medios.

4. El igualitario

Para aquellos que se preocupan mucho por tratar a otros por igual, el igualitario es el estilo de gestión ideal. Pide la opinión de cada persona, piensa en cómo sus decisiones pueden tener el resultado más positivo para el mayor número de personas y capacita a sus empleados al garantizar que sean conscientes de su propia importancia.

Sin embargo, si opta por la forma de ser igualitaria, vale la pena tener cuidado con quién contrata (y, por lo tanto, diseñar un proceso de entrevista muy completo).

Si tiene empleados que no son expertos competentes, se combinarán con su generoso estilo de gestión de una manera que terminará perdiendo su valioso tiempo.

5. El amante

Cómo ser un líder en el trabajo: 6 formas de administrar un equipo con éxito 4【El Secreto】

Si adoptas el estilo Lover cuando gestionas un equipo, crees que las relaciones interpersonales en tu grupo son de importancia central y dedican muchos recursos para desarrollarlas y mantenerlas. Esto puede mejorar la moral y crear lazos duraderos. Es probable que las personas estén ansiosas por ir más allá en el trabajo porque realmente se preocupan unas por otras.

Solo asegúrate de no adoptar el enfoque Lover exclusivamente. ¡Cambia el enfoque tan lejos de los objetivos que podría terminar con un equipo feliz que en realidad no sabe lo que está haciendo!

Es el tipo de estilo que se combina mejor con algo como el Cheetah o el Instructor. The Lover sienta las bases para que el cambio a estos estilos más pragmáticos afecte menos el bienestar de los empleados.

6. El maestro

Cuando caes en el papel del profesor mientras gestionas un equipo, promueves crecimiento personal y profesional descubriendo las fortalezas y debilidades de quienes trabajan debajo de usted. Les das nuevas oportunidades para prosperar y aplicarlas donde son más efectivas, lo que generalmente los hace sentir bien y atendidos, así como respetuosamente desafiados.

Por otro lado, busca a aquellos que realmente no quieren ser empujados a desarrollarse, o al menos no quieren ser presionados para crecer en este momento. Podría crear relaciones problemáticas si lleva demasiado lejos el rol de Maestro.