¿Deberías perdonar y olvidar? Por qué puedes y debes aprender a perdonar

"Estoy en lo cierto y estás equivocado". ¿Suena familiar? Esta es una mentalidad en la que todos somos culpables de caer en algún momento u otro. Pero, ¿qué sucede cuando no podemos dejar de sentirnos maltratados? ¿Deberíamos elegir perdonar, y si es así, cómo podemos hacerlo?

Tu amigo te ha hecho daño, tu ex novia te trató mal, un compañero de trabajo te ha estado hablando mal o un conductor te ha detenido esta mañana en el camino al trabajo. No importa cuáles sean tus razones, te sientes agraviado y completamente justificado en tu resentimiento. Te niegas a ceder en tu ira. Estás en lo correcto y ellos están en lo incorrecto. ¿Qué otra justificación necesitas?

Puede ser demasiado fácil caer en esta forma de pensar. El papel de la víctima puede ser seguro y familiar. Es uno del que no estamos dispuestos a salir. Saber que usted es el correcto se siente tan bien, ¿no? O lo hace?

Descubra por qué el perdón es el único camino a seguir cuando ha sido lastimado.

¿Deberías perdonar y olvidar?  Por qué puedes y debes aprender a perdonar 2【El Secreto】

No eres tu, soy yo

El perdón no se trata de cómo te hicieron daño o de la otra persona, se trata de ti. Usted es quien decide cómo se siente, cómo interpreta y reacciona ante una situación. Tienes el control total de cómo otra persona puede hacerte sentir. Entonces, cuando te quedas tambaleándote, enfado, vergüenza o amargura no cometen el error de culpar a otro. Esto no tiene nada que ver con ellos y, en cambio, tiene que ver con usted.

Cuando usas las acciones de otra persona para excusarte llenándote de cantidades desproporcionadas de resentimiento e ira, no lastimas a nadie más que a ti mismo. No puede controlar cómo los demás eligen sentirse y actuar, pero puede elegir cómo lo hace.

¿Por qué perdonar?

Podríamos tratar de engañarnos a nosotros mismos de que aferrarnos a los sentimientos de ira y justicia propia puede ayudarnos a sentirnos mejor cuando hemos sido heridos, pero como ya hemos descubierto, cuando nos negamos a dejar ir la ira y el resentimiento logramos dañar a nadie más que a nosotros mismos.

Esta es probablemente la razón más importante por la que debemos priorizar aprender a perdonar. ¿Pero cuáles son las otras razones?

 

Cuando nos negamos a perdonar a alguien que estaba equivocado, a menudo creemos erróneamente que somos nosotros quienes tenemos el control, usando el silencio, la ira o reteniendo nuestro amor o amistad para "castigar" a la otra persona por hacernos sentir de la manera que lo hacemos. . Sin embargo, cuando reaccionamos de esta manera, estamos lejos de tener el control.

Al negarse a tratar de perdonar, y en lugar de cavar nuestros talones con obstinado resentimiento, estamos permitiendo que las acciones de otra persona dicten nuestras acciones y emociones. Cuando no podemos perdonar, nos atascamos de negatividad; nuestra ira crea obstáculos que nos impiden sentirnos y actuar como queremos. Solo logramos contenernos, no a la otra persona.

Pregúntese:

  • ¿Cómo realmente quiero sentirme?
  • ¿Realmente quiero continuar por este camino de ira y amargura en aras de ser "correcto", o quiero ser feliz?

El perdón no se trata de ser un felpudo o hacer la vista gorda cada vez que alguien nos ofende. Más bien, se trata de tener un mayor respeto y amor por ti mismo y tu felicidad. Se trata de elegir dejar atrás el pasado y elegir la positividad para derretir la resistencia de tu vida y hacer espacio para cosas más grandes y mejores.

Déjalo ir ... ¡Haz las paces con tu pasado (y así es cómo)!

Cómo perdonar

Ya sea que necesite perdonar a alguien que falleció, una persona que sigue siendo una parte importante de su vida o tal vez una vieja cara del pasado; aprende a perdonarlos de una vez por todas por un mundo más y más brillante.

Hay varias formas en que puede aprender a dejar ir:

  • Negarse a ser una víctima. Puede ser muy fácil verse como una víctima del mundo, de otros o de sus circunstancias. Culpar a tus emociones de las cosas que son externas a ti puede parecer la solución más fácil, pero hasta que aprendas a mirar dentro y aceptar la responsabilidad de tus sentimientos y elecciones, nunca podrás hacer espacio en tu vida para cosas más grandes y mejores. Por lo tanto, recupere el control de la forma en que se siente y asuma la responsabilidad de perdonarse a sí mismo y a los demás.
  • Elige ser feliz, no "correcto". La mayoría de las veces, nuestra incapacidad para perdonar y dejar ir proviene de nuestra necesidad de estar siempre en lo correcto. "Están equivocados y yo tengo razón". Esta actitud puede ser extremadamente agotadora y consumir vidas, resultando en nada más que tu propia miseria. Entonces pregúntate a ti mismo; preferiría ser feliz o preferiría tener razón?

Al abrirse al perdón, puede permitirse pensar desde un punto de vista más claro y más controlado. Esto no solo debería ayudarlo a mejorar su contacto con lo que realmente desea, sino que también puede ayudarlo a decidir cómo quiere avanzar desde su lugar de dolor.

Así que perdona completamente y con frecuencia. Aprende a perdonarte a ti mismo y a otras personas. Perdonar es igual a libertad, así que aprende a perdonar el pasado por un futuro más grande y más brillante.