Encuentra tu voz: 6 razones por las que deberías hablar ahora

Todos conocemos la frustración y las dudas únicas que conlleva permanecer callado cuando tenemos algo que decir. Hay muchas razones por las que podrías hacer esto en tu propia vida, ya sea que te quedes callado por timidez, miedo al rechazo , falta de confianza en tu perspectiva o aversión al conflicto. Probablemente sepa que hay buenas razones para practicar hablar, pero es extremadamente difícil romper el hábito de permanecer callado. Por ejemplo, es posible que haya sido socializado en la tranquilidad a una edad muy temprana.

En esta guía, exploraremos algunas de las razones más importantes por las que vale la pena dedicar el tiempo y el esfuerzo necesarios para cambiar su comportamiento. A continuación, pasaremos a un proceso paso a paso que puede utilizar para comenzar a hablar. En todo momento, consideraremos las barreras que podría enfrentar y analizaremos algunos de los contextos más comunes en los que podría beneficiarse al hablar.

Por qué debería hablar

No estarías leyendo esto si una parte de ti no sintiera que es importante comenzar a hablar. Quizás haya algún objetivo en particular que desee lograr, en el trabajo o en sus relaciones, y ya se siente impulsado a hacer ajustes en su autoexpresión.

Sin embargo, si observa recordatorios concretos de exactamente por qué es importante encontrar su voz, puede ser más fácil motivarse para actuar de nuevas maneras y mantener esos nuevos comportamientos una vez que se establezcan. Consideremos algunas de las razones por las que permanecer callado es problemático y resumamos algunos de los beneficios asociados con ser más asertivo verbalmente.

1. El silencio se considera una aprobación

Como se señaló anteriormente, puede optar por permanecer callado en parte porque no quiere entrar en discusiones o crear tensión entre usted y otras personas. De hecho, estar en silencio es solo otra forma de comunicarse; no le permite optar por no recibir comunicaciones, sin importar lo que pueda esperar.

Por lo tanto, siempre que participe en una conversación y elija no decir nada, los que lo rodean son libres de emitir sus propios juicios sobre lo que eso significa. Cuando estás en un contexto en el que no estás de acuerdo con alguien y, sin embargo, no lo dices, tu silencio parece un acuerdo tácito.

En un entorno laboral, esto puede llevar a sus colegas a asumir que usted está en el lado equivocado de la situación, creando resentimiento a largo plazo y falta de confianza. Mientras tanto, en una relación, señalar accidentalmente un acuerdo a través del silencio puede hacer que tu pareja piense que eres feliz cuando no lo eres. Esto les niega la oportunidad de satisfacer sus necesidades.

2. Las personas no son lectores de mentes

A veces, las personas que no hablan tienen una impresión errónea de cuánto pueden inferir los demás de su lenguaje corporal (o del silencio en sí). Por lo tanto, si no expresa su perspectiva y asume que las personas pueden leer su mente, es probable que termine decepcionado. Del mismo modo, otras personas también pueden encontrar irritante su decepción, ya que sentirán que es injusto de su parte esperar que tengan poderes psíquicos.

En las relaciones románticas y las amistades, esperar que tus amigos lean la mente les niega la oportunidad de conocer tu verdadero yo. Con el tiempo, sus seres queridos también pueden llegar a resentirse (y sentirse agotados) por el proceso de adivinar lo que quiere.

Mientras tanto, en un entorno profesional, esperar que los clientes o colegas lean su mente puede socavar la funcionalidad de un equipo de trabajo o puede conducir a un peor servicio al cliente. La conclusión es que algunas personas pueden adivinar sus intenciones correctamente, pero la mayoría no.

3. Promueve la conciencia

Para darle un giro más positivo al tema de hablar, deberíamos considerar uno de los principales beneficios de hacerlo: a saber, promover la conciencia . Cuando expresa sus puntos de vista y su conocimiento, permite que otras personas aprendan de usted y puede llamar su atención sobre cuestiones importantes.

Por ejemplo, considere cómo podría ocurrir esto en el trabajo. Si escuchas a alguien usar un insulto en una conversación y comenta por qué esta palabra es problemática, otros pueden pensarlo dos veces antes de usarla nuevamente. Ayuda a promover el crecimiento personal y fomenta la conciencia sobre los valores.

Este beneficio de hablar también se aplica a una escala mayor, cuando la elección de permitir que su voz sea escuchada puede influir en todo, desde una decisión sobre su comunidad hasta la política de su gobierno. Por el contrario, el silencio puede promover involuntariamente la represión y el estancamiento. Nunca subestimes el poder y la potencia de una voz fuerte, clara y justa.

4. Inspirará a otros

Encuentra tu voz: 6 razones por las que deberías hablar ahora 2【El Secreto】

En una nota relacionada, hablar puede permitirle inspirar a otros, creando una cadena de inspiración que puede conducir a un cambio significativo. El contenido de lo que dices no solo puede inspirar a otras personas, sino que el mismo hecho de que elijas hablar les mostrará a otras personas que es posible hacerlo. En respuesta, es posible que comiencen a trabajar para encontrar su voz en su propia vida, expresando sus necesidades con mayor claridad o defendiendo a alguien que necesita apoyo.

Hay contextos particulares en los que hablar puede resultar especialmente inspirador. Por ejemplo, si usted es un maestro, hablar es un modelo de este rasgo positivo para sus estudiantes, muchos de los cuales enfrentarán dificultades únicas para encontrar su propia voz. Lo mismo ocurre con ser padre, tía o tío cuando modelar una buena comunicación para sus hijos juega un papel clave para mostrarles que es aceptable y beneficioso hablar.

5. Puede que no estés solo

Cuando estás en silencio, no sabes si alguien está de tu lado. No sabes quién comparte tus puntos de vista o valores, quién quiere las mismas cosas o quién tiene los recursos para apoyarte con dificultades particulares. Esta puede ser una posición de aislamiento y soledad en la que estar , y te robas la oportunidad de conectarte con personas que son similares a ti. Si habla, se sorprenderá al descubrir cuántas personas tienen los mismos sentimientos, pensamientos e ideas. En el peor de los casos, tal vez nadie comparte tu perspectiva todavía, pero escucharte da a las personas motivos para cuestionar sus puntos de vista.

Una vez más, piense en esto en un entorno laboral. Cuando rompas tu silencio, puedes formar nuevas alianzas con personas que han estado de acuerdo contigo todo el tiempo. Alternativamente, puede provocar cambios de perspectiva en sus colegas, y eventualmente alentar a otros a compartir sus puntos de vista sobre cómo se deben hacer las cosas.

6. Le aliviará el estrés

Un beneficio final, pero igualmente importante, de hablar es que puede ayudar a aliviar el estrés de una manera importante.

Cuando mantiene todas sus emociones adentro, se acumulan hasta un punto en el que influyen negativamente en su salud física y mental. Además, la ira o el dolor pueden comenzar a explotar en momentos inesperados o inapropiados.

Por el contrario, hablar le permite desahogar algo de lo que siente antes de que llegue a la etapa de lastimarlo. Ciertamente puede ser un desafío ser honesto acerca de sus sentimientos, pero experimentará una sensación de liberación una vez que lo haga.

Esta consecuencia de hablar es especialmente importante en las relaciones, donde los sentimientos reprimidos y negados pueden, en última instancia, agriar toda una dinámica. Es mucho mejor ser dueño de sus emociones, comunicárselas a su pareja y hablar con franqueza sobre cómo estos sentimientos se pueden abordar de una manera que mejore la relación.

Cómo hablar en 6 pasos

Ahora que hemos analizado algunas de las principales razones por las que vale la pena aprender a hablar, abordemos la cuestión de cómo puedes aprender a romper tu hábito de estar en silencio. Si sigue estos seis pasos, cultivará lentamente la capacidad de expresarse de manera auténtica, honesta y respetuosa, ya sea que esté tratando con colegas, su pareja o amigos y familiares.

En cada etapa, explicaremos por qué es importante el paso y cómo puede implementarlo en escenarios comunes. Cuando practique este enfoque durante el tiempo suficiente, hablar se convertirá gradualmente en una segunda naturaleza y ya no requerirá un esfuerzo consciente.

1. Escriba lo que va a decir

Cuando no esté acostumbrado a decir lo que piensa, practicar la escritura puede ayudarlo a desarrollar su confianza de dos maneras.

En primer lugar, hay muchos contextos en los que es aceptable (e incluso prudente) leer en voz alta tus pensamientos o sentimientos después de escribirlos. Esto se aplica en reuniones de negocios y seminarios, pero también en terapia y en conversaciones importantes con sus seres queridos. De hecho, cuando lees algo, demuestras que es importante para ti y que lo has pensado seriamente.

Además, cuando crea que no es apropiado leer sus pensamientos en una hoja de papel, aún puede escribir lo que quiere decir y luego practicarlo antes del evento. No intente memorizar sus pensamientos palabra por palabra, ya que esto puede llevarlo a sentirse ansioso. En su lugar, memorice el sentimiento general y los puntos clave, asegurándose de que puede expresarlos cuando llegue el momento.

2. Mantenga la calma

Es más difícil encontrar sus palabras (o de hecho la confianza para decirlas) cuando se siente ansioso. Si está acostumbrado a quedarse callado, es perfectamente natural sentirse nervioso ante la idea de hablar. Sin embargo, es solo desarrollando estrategias para lidiar con ese nerviosismo que gradualmente llegará a ver el compartir sus pensamientos como algo natural y no amenazante.

Hay muchas formas diferentes de calmarse. Por ejemplo, una práctica diaria de atención plena le ayudará a cultivar una disposición generalmente más relajada. Si sabe de antemano que tendrá que compartir sus pensamientos en un día en particular, reducir su consumo de cafeína puede ayudarlo a mantener la calma. Y dentro del momento mismo, trate de respirar lenta y profundamente, inhalando desde su plexo solar . Algunas personas también encuentran útil masticar chicle o un pequeño refrigerio cuando están ansiosas, ya que esto puede engañar al cuerpo haciéndole creer que no está sucediendo nada estresante.

3. Hágase escuchar

Encuentra tu voz: 6 razones por las que deberías hablar ahora 3【El Secreto】

Si presenta sus pensamientos sin confianza o claridad, es probable que no lo escuchen correctamente y esto puede desanimarlo de hablar nuevamente en el futuro. Es una buena idea practicar con una voz firme y autorizada; uno que haga evidente que habla en serio, pero que no sea agresivo de ninguna manera. También puede aumentar sus posibilidades de ser escuchado anunciando claramente, asegurándose de que sus palabras sean fáciles de entender.

Además, considere un enfoque más directo para hacerse oír. No tenga miedo de decir "Tengo algo que decir en lo que realmente me gustaría que pensara", o "¿Puedo tener toda su atención durante unos minutos?".

Siempre que se acerque a tales solicitudes de manera respetuosa, señalará la importancia de sus pensamientos y reducirá las posibilidades de que alguien simplemente lo escuche a medias mientras mira su teléfono.

4. Da pequeños pasos antes de correr

Como ocurre con la mayoría de las cosas, es mejor abordar el aprendizaje de cómo hablar en forma gradual y en pequeñas dosis. Esto le ayudará lentamente a aprender que no debe tener miedo y le mostrará que las consecuencias generalmente serán positivas.

Por ejemplo, si le cuesta expresar su opinión en un grupo, piense en lo que le gustaría decirle al grupo y pruebe esa idea con un amigo. Pueden ayudarlo a descubrir cómo presentarlo y señalar cualquier enmienda útil que pueda hacer. De manera similar, practicar una presentación frente a una audiencia amigable lo ayuda a acostumbrarse a la presencia de otras personas y también brinda una valiosa oportunidad para recibir comentarios.

Trate de hacer un seguimiento de los esfuerzos que está haciendo para hablar y evaluar su progreso cada dos semanas. Si está satisfecho con lo que ha hecho, fíjese un nuevo desafío u objetivo para las próximas dos semanas.

5. Adopte una postura firme

El lenguaje corporal realmente importa cuando intentas hablar, tanto en términos de cómo te percibirán las personas como de cómo te sentirás cuando te comuniques.

Por ejemplo, existe una investigación convincente que muestra el impacto positivo de la " pose de poder ": pararse con los hombros hacia atrás, los pies ligeramente separados y la cabeza en alto. Mientras tanto, las posturas “impotentes” (por ejemplo, agachar la cabeza al hablar) hacen que los oradores se sientan menos seguros y los oyentes califiquen menos las contribuciones. Hay estudios que demuestran que las poses de poder elevan la testosterona, la hormona más fuertemente conectada con sentirse poderoso y en control.

Además de pensar en estos enfoques establecidos del lenguaje corporal, piense un poco en lo que le hace sentir más seguro. ¿Tienes ropa, zapatos o formas particulares de estilizar tus atuendos que te hacen sentir firme? Aproveche todas estas cosas cuando necesite sentirse bien al hablar.

6. Sea cariñosamente asertivo

Finalmente, por supuesto, es importante no sobrepasar su objetivo. Dependiendo de cómo aborde la asertividad , puede parecer agresivo o simplemente grosero. El truco consiste en apuntar a lo que algunos psicólogos llaman "asertividad amorosa". La piedra angular de este enfoque es comunicar abierta y respetuosamente sus límites.

Por ejemplo, cuando alguien te pide que hagas algo, puedes ser sumiso (aceptando lo que te pidan), agresivo (diciendo algo como "No, no lo haré, ¡piérdete!") O asertivo (diciendo algo como "Me temo que tengo mucho trabajo que hacer esta semana, pero ¿qué tal si le preguntas a [persona X]?"

Idealmente, ser amorosamente asertivo también implica ofrecer empatía. Entonces, en el ejemplo de asertividad del párrafo anterior, podría comenzar diciendo “Sé que realmente desea terminar este proyecto a tiempo” o “¡Este proyecto es realmente emocionante!”. Este enfoque te hace afable y amigable, pero te permite mantener tus límites.